miércoles, 10 de octubre de 2012

De favicones...


Sí, me diréis, ¡Menuda semanita llevas con tanto palabro raro!. Y os contesto como decía mi madre: "El que quiere presumir tiene que sufrir."
Empecemos por el principio, la definición. Sé que much@s ya conoceréis el término, y tod@s lo habéis visto millones de veces en vuestra barra de navegación. ¡Claro! El dichoso favicon, no es otra cosa que el icono que aparece al principio de una dirección web en el cuadro superior de un navegador. Estamos cansados de verlo. Ahora ya le conocemos por su nombre, incluso le podemos tutear.
El nombrecito proviene de "Favourite Icon", y suele representar el logo de una empresa, una imagen de su producto más representativo, o simplemente una marca personal en el caso de los blogs (no vayáis corriendo a mirar ahora en vuestros navegadores, os he pillado...ja ja. Yo todavía me lo estoy pensando. No es una fácil decisión. Se trata de mi marca personal). 
Pues bien, además de servir como elemento de branding y fácil identificador de un sitio web en nuestra barra de favoritos, el favicon es amigo de los buscadores y nos ayudará a posicionar nuestra web.
Os preguntaréis cómo, os dejo mi opinión al respecto:

  1. Favorece la localización de tu site, y -por lo tanto- las entradas recurrentes, lo que mejorará tu posicionamiento (esta es la respuesta de perogrullo)
  2. Los buscadores siempre tratan de localizar los sites con la mejor experiencia de usuario. El favicon es un valor añadido a tu web que te ayudará con tus labores de SEO.
Con esto no quiero decir que el impacto del favicon sea enorme, realmente es muy, muy pequeño, pero contribuye y es bueno que forme parte de todas las estrategias SEO de tu site. 

Si queréis que mañana os ayude a diseñar el vuestro y subirlo a vuestros sites, sólo tenéis que decírmelo en los comentarios. ¡Muy buen día a tod@s!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada