martes, 2 de octubre de 2012

De masajes y spas


Lunes. ¡Argggg! Cuando sonó el despertador (y me refiero a las cinco veces que sonó) yo ya barruntaba que el día traería miga. Y no tardó mucho en confirmarse. Tengo otro evento mañana (sí, otro, podéis ponerme un apodo. Algo así como la "Niña de los Eventos", porque todavía tengo edad para ser una niña.) Os juro que pronto haré un campañón de un montón de GRP´s. ¡Qué digo GRP´s, eso es muy antiguo! ¡De millones de clickthroughs! (que se note que ahora trabajo en el E-Commerce).
Sigo, que me pierdo en los detalles: prospección al lugar del evento. Menos mal que se me ocurrió ir con tiempo. Nada, y digo bien, nada estaba como yo lo había imaginado. Imaginado sí, literalmente, del verbo imaginar. Sólo porque los benditos organizadores (que bien que te cobran en m2) no me habían enviado ni una sola medida, ni un sólo plano, ni una mísera foto del Iphone por whatssap. Los que me conocéis sabéis que soy meiga, pero sólo para las bodas y bautizos de mis amig@s. Imaginaos la mañanita. Por no daros la tabarra, tan sólo deciros que estuve a punto de comprar tres sábanas verdes de quirófano en una tienda en Arapiles para cubrir "el mostrador" (o lo que va a hacer sus funciones), y luego unirlas a través de algo llamado fiselina que se vende por metros en las mercerías (lugar que -a pesar de compartir raíz con mi nombre- no suelo frecuentar demasiado)


Ya es por la tarde....y estoy sobre la camilla de mi masajista en mi spa de cabecera. La mañana había despertado el apetito de mi contractura y mi cuello amenazaba con hacerme parecer Robocop mañana. No es plan, en un evento de 8 horas. En los spas sí que saben tratar a los clientes. ¿Que vienes estresada?: masaje Loomi-Loomi al canto. ¿Que no puedes darle ya más a la tecla porque tienes las manos entumecidas?: descontracturante. ¿Qué te duele? No importa. Es lo que tu cuerpo necesita. ¿Qué me sobran unas células muertas?: masaje exfoliante al aceite de coco.
Y os preguntaréis, ¿Pero a dónde quiere llegar esta mujer? Fácil: A la filosofía SPA. Es lo que los clientes necesitamos. Soluciones "Loomi-Loomi" a los problemas que se nos plantean en las empresas y que nos estresan cada día. ¿La organización es rígida?: estrategia descontracturante que haga que todo fluya en la dirección correcta. ¿Que no sabemos qué hacer con ese producto que ya sólo nos da pérdidas? Promoción exfoliante al aceite esencial del desestockaje.

Necesitamos agencias y colaboradores que nos masajeen, que nos pongan en forma y que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos. Mi experiencia de por la mañana con un proveedor me provocó una contractura. Alguien desde otro colaborador, un poquito más tarde, me ayudó con la rapidez y eficacia necesaria para que mi contractura se la llevase el viento.

Y a vosotros, pensad en vuestras agencias y partners...¿Os generan contracturas u os proporcionan los mejores masajes?

P.D: El post de hoy va dedicado a mi mejor amiga que hoy cumple su primer medio siglo. Me ha pegado las peores palizas en la camilla de masaje, pero también las caricias más dulces cuando las lesiones dolían. Gracias a ella tengo hoy una experiencia sobre la que escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada